Usos de la transpaleta manual o eléctrica

Las transpaletas manuales son un equipo de manutención que permite transportar la mercancía paletizada sirviéndose de una doble horquilla, tres ruedas y un mango. Este permite guiar la máquina y frenar su avance. La elevación del pallet se realiza de forma manual accionando el agarre conectado a un sistema hidráulico.

Generalmente, las transpaletas manuales soportan una carga máxima de 3500 kg (aunque esto depende de los modelos). Son ideales para transportar pallets a lo largo y ancho del almacén, pero no permiten elevar la carga a grandes alturas, a pesar de que las haya especiales como las transpaletas de tijera (su alcance de elevación es de 800 mm).

Existen modelos de transpaletas eléctricas que sustituyen la fuerza manual por un sistema automático, lo que facilita el transporte de pallets en el almacén y descarga de trabajo físico al empleado.

Características del apilador

Frente a la transpaleta clásica encontramos los apiladores, que también forman parte de los vehículos de transporte que más se emplean en el almacén. Visualmente, la gran diferencia entre transpaleta y apilador son los mástiles del segundo, ideados para levantar pesos que varían de los 1000 a los 2000 kg.

Los apiladores son capaces de elevar la mercancía paletizada varios metros de altura (hasta 12 metros). Esto facilita la colocación de los pallets en las estanterías y la ejecución del apilamiento de los mismos para su transporte o almacenamiento.